La gran debilidad de los Smartphone…el desgaste rápido de su batería

Publicado: mayo 15, 2012 en ojo con el sordo
Etiquetas:,

Los ‘smartphone’ necesitan vida extra Los móviles, cada vez más avanzados, siguen generando frustración por su escasa autonomía Acontecimientos como el 15-M y retransmisiones en directo muestran sus carencias Rosa Jiménez Cano Madrid 14 MAY 2012 – 21:54 CET10 Archivado en: Android iPhone iPad Twitter Móviles Telefonía móvil multimedia Tabletas Movimiento 15-M Sistemas operativos Movimientos sociales Programas informáticos Informática Empresas Industria Economía Sociedad El móvil, algo más que una utilidad. / Carlos Spottorno (El País) 59 Twittear321 Enviar Compartir Enviar Imprimir De poco sirve que mejoren los megapíxeles de la cámara, la memoria interna, la cantidad de núcleos de su procesador o la capacidad del mismo si cuando es verdaderamente útil, la batería del móvil está a punto de decir adiós. Las concentraciones del movimiento 15-M han evidenciado que la autonomía es el punto débil de los teléfonos. Cuando más se necesita el móvil para compartir vídeos, fotos y tuits en la Red es justo cuando flaquea, cuando cae la tarde. En cada presentación de un nuevo terminal se repite la misma escena. Se pregunta por el tiempo que puede pasar el aparato alejado del enchufe y comienzan las dudas, los titubeos. Casi siempre se contesta con el mismo tópico: “Una jornada completa con uso normal”. Y ahí está la clave. ¿Qué se considera uso normal? Hasta hace poco las pantallas eran en blanco y negro y solo se usaban para mandar mensajes SMS y llamar por teléfono. Quizá, también para jugar a la serpiente. Ahora al móvil se le exige más, se consulta en todo momento y situación pero por eso mismo la frustración es todavía mayor. La industria, en su lucha por hacer teléfonos más potentes, sigue dejando de lado lo básico, la autonomía. Aún así los fabricantes dan algunas recomendaciones que ayudan a alargar la agonía. Los consejos van desde desactivar los servicios de localización, las notificaciones, quitar el bluetooth así como cerrar todos los programas que no se estén usando. Aunque parezca un contrasentido, la conexión por wifi consume, según la página web de Apple, más que el 3G. En caso de tener poca cobertura, es mejor poner el teléfono en modo avión para evitar el esfuerzo adicional de estar buscando constantemente. Como medidas de apuro extremo, para sacar todavía algo más de jugo de los últimos miliamperios, se recomienda desactivar la conexión 3G y quedarse solo con la 2G. También ajustar el brillo de la pantalla. Ante tanta demanda energética comienzan a popularizarse las baterías externas. Kensington es uno de los fabricantes de más éxito con una pequeña pieza que se recarga a través del cable USB y tiene la clavija de iPhone en la parte superior de la misma para llenar un 80% de la capacidad del teléfono de Apple, cuesta 39 euros. Esta misma empresa ofrece una especie de peana con batería bajo el nombre de Powerlift. La firma Mophie ofrece varias baterías externas, denominadas Juice Pack con diferentes capacidades. Si se va con bolso o mochila estas pequeñas petacas energéticas son perfectas, si no, pueden ser un engorro. Una solución intermedia es una batería-llavero, ligera y discreta, de Mophie que esconde en su estructura la clavija para cargar el móvil de Apple y rellenarse a través de USB. Una opción interesante si solo se quiere cargar con el móvil son las carcasas-batería. Hacen el teléfono bastante más voluminoso, pero se activan con solo dar al interruptor. Ofrecen una casi dos cargas completas. Una de las primeras en aparecer en el mercado fue el Mophie Juice Pack Air. Aunque la oferta para iPhone es mucho más amplia y con un diseño más cuidado, los usuarios de Android, más dado al “hazlo tú mismo” hace tiempo que optan por batería externas, algunas voluminosas, pensadas para portátiles y que gracias a la salida USB de las mismas se pueden adaptar. Kensington tiene un modelo, que sirve tanto para Android como para Blackberry a través de un cable microUSB que se esconde dentro de la propia estructura rectangular, cabe en la palma de la mano. El precio recomendado, 39 euros. Apple se niega a que se abra su móvil. Sony ha tomado esta misma decisión con su última hornada de Xperia. A los que no les moleste tener un teléfono con joroba las baterías de Mugen, solo venden por correo, son una alternativa interesante. Ofrecen hasta el triple de capacidad a cambio de sacrificar la estética. También se encuentran ofertas ambivalentes, como el Gum Plus, un rectángulo de bordes redondeados, que se carga por miniUSB y a través de la salida USB carga desde una cámara de fotos, una grabadora, casi cualquier móvil, iPads y tabletas. En el caso del iPhone consigue tres cargas completas. El engorro, en este caso, está en tener que llevar los cables adecuados consigo. El precio de 79 euros no es el más modesto, pero su potencia lo merece. Similar a este modelo es el PowerStation de Mophie. Aunque si hay uno que encaja con la protestas callejeras y necesita estar en la calle es el Solio Bolt, es solar y su salida USB lo convierte en una opción abierta, para cualquier aparato. Eso sí, cuesta 84, 95 euros. El más caro de todos los citados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s