Kadaffi reparte generosamente VIAGRA entre sus tropas para fomentar las violaciones. El sexo y la violencia van de la mano

Publicado: abril 29, 2011 en ojo con el sordo
Etiquetas:, , ,


“Varios diplomáticos estadounidenses que acudieron a una reunión a puerta cerrada sobre Libia, celebrada ayer en el Consejo de Seguridad en Nueva York, dijeron a la agencia Reuters que la embajadora Susan Rice planteó la cuestión del Viagra en el contexto del aumento de las noticias sobre violencia sexual por parte de soldados de Gadafi.”

El cañón del tanque grafica cómo es que Kadaffi quiere que sus soldados se sientan antes de violar.

Me dá mucho que pensar esta noticia, teniendo en cuenta que los resultados del Viagra comienzan a hacer efecto en una hora.  Se pueden construir estas hipótesis:
1. Todas las mañanas Kadaffi manda a servir a sus tropas en el desayuno, café, pan árabe y Viagra, con la esperanza que en  el transcurso de apenas una hora podrán encontrar mujeres a quién violar en pleno desierto, contando con las tribus que viven por ahí.

2. Se llevan un montón de Viagra en la mochila, combaten varios días hasta que  encuentran una mujer la toman prisionera, toman la pildorita azul y … esperan una hora antes de proceder. Claro que deben tomar muy en cuenta la intensidad de la batalla o si se hallan bajo el fuego, porque es muy difícil correr y disparar  con el pene totalmente parado. O sea esa hora, de magia viagresca,  es crucial para saber si vivirán o tendrán un coito muy probablemente interruptus.

3. Y por último, durante miles de años soldados pertenecientes a todos los pueblos del mundo  guerrearon y violaron por partes iguales, sin necesidad de esa estúpida pastilla que tiene el mayor inconveniente que recién funciona después de 60 minutos, posibilidad que provoca muchos cálculos cronométricos y análisis que dejan en segundo plano, el instinto atávico violento de atacar sexualmente a una mujer sinmayores concideraciones . A no olvidar  a los soldados soviéticos que invadieron Alemania, se cuenta que violaron todo lo que se movía, incluso ancianas de 80-90 años  y no lo hicieron con señoras de 100 porque era difícil encontrarlas. En esa época no existía el Regix o otra vaina parecida.

Qué reverenda imbecilidad de la Rice, como si se necesitaría Viagra para violar.

Esta señorita se llama Iman  Al- Viagra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s