El mecenazgo es el principal responsable del fracaso del futbol boliviano y creador de personajes nefastos como el pelmazo de Mauricio Méndez

Publicado: diciembre 4, 2010 en Sin categoría
Etiquetas:,

 Bolivia debe ser uno de los pocos países que mantiene el mecenazgo como forma de solventar a los clubs de fútbol. Esta forma permite que un tipo cualquiera pueda ser presidente de un club importante de la Liga nacional, con el sólo requisito de prometer que va a trabajar por el equipo, sin la obligación de invertir  dinero, de correr riesgos y evitando ser responsable de nada incluso ante la ley.  Pero claro: Estos “mecenas” son los primeros en meter a sus golosos bolsillo el dinero proveniente de la venta de algún jugador, los dólares que generan los derechos de televisación, los pesitos del banco que hipotecó  los pocos bienes que cuentan (como el pobre estadio del Strongest hipotecado por el resto de la vida por otro maleante de apellido Asbún) También esta especie de mecenas logran el suficiente prestigio como para poder acceder a la directiva de la Liga Nacional como el cojudito de Mauricio Méndez o ir a la cabeza de la Federación de Futbol Boliviano como esa sanguijuela camba de apellido Chávez. De esta forma se aferran como garrapatas a las ubérrimas tetas de la FIFA. Sino pregunten a Mauricio Méndez que funge de Presidente de la Liga hace décadas y que debería dejar el cargo, cosa que se niega rotundamente,  porque el club (del cuál era presidente por un solo año) Wilstermann descendió de la Primera división.

Por lo menos en la parte occidental del país esto dio resultados relativos cuando se hicieron cargo de estos clubcitos,  dos “magnates”: de The Strongest Rafael Mendoza y por parte del Bolívar: Mario Mercado. Ambos capitalizaron a sus respectivos clubs con bienes inmuebles entre los que se encuentran (o encontraban) dos estadios, pero este dúo  en lo deportivo (que es lo que más importa)  fracasaron ampliamente, jamás pudieron lograr una sola copa a nivel internacional, ni siquiera en cuadrangulares donde existía por lo menos un equipo extranjero.

El caso de Wilstermann club principal de Cochabamba es otra muestra de este sistema idiota: Pese a ser el equipo más importante de la tercera ciudad boliviana, no cuenta con una miserable cancha de césped donde entrenar, ni siquiera es propietaria de un par de arcos, ni menos de un vestidor. Ayer descendió de categoría, pese a contar con una de las mayores hinchadas de Bolivia. ¿Y qué decir de sus dirigentes que pasaron por sus viejas y desvencijadas oficinas, dónde ¡OH ¡ Mauricio Méndez fue uno de ellos?

Todos los equipos de fútbol ganadores a nivel mundial, funcionan como verdaderas empresas donde se pueden comprar y vender sus acciones en las bolsas locales. Y claro uno puede comprar y hacerse cargo del club que se le apetece, obviamente si se tienen en la billetera cientos de millones de dólares. Entonces para romper este círculo vicioso del padrinazgo o mecenazgo hay que ofrecer a la venta a los Macri o algún jeque árabe un humilde club boliviano.  De lo contrario seguiremos siendo los coleros de cuanta competición futbolera se presente…. Por los siglos de los siglos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s