Philippe Junot, Porfirio Rubirosa.¿ Se nace o se hace Playboy?

Publicado: marzo 18, 2008 en ojo con el sordo
Etiquetas:, , , , , , ,

Foto:Patricia Escobar

El domingo, con los amigos devorando una bañera de pique macho y unas cervezas en El Prado de Cochabamba, llegó a colación un tema muy interesante. Estábamos hablando de cuánto ofreceríamos a Alessandra Ambrosio para pasar una noche de pasión con ella, muchos dijeron que estarían dispuestos a amollar hasta 100.000 dólares ( si lo tuvieran) Yo por mi parte acoté que esos 100.000 dólares se los pagaría a Philippe Junot , obvio no para acostarme con este tipo, sino para que me entregue en dos copias impresas y un cd en Word las técnicas bien detalladas de cómo se hace para poder conquistar mujeres bellísimas y millonarias ¡gratis! como Carólina de Mónaco, para acto seguido abandonarlas llevándose parte del “dote”.
Uno de los compinches respondió a mi chanza que no cree que exista dicha “técnica” que el asunto de conseguir mujeres en grandes cantidades y de toda clase, aparentemente sin mucho esfuerzo se debe a un factor genético. O sea que se nace “conquistador” y que este asunto no se aprende por más que Junot me pase las instrucciones paso por paso y por más que queme mis pestañas aprendiendo el manual del buen perrero.
Aunque no me convenció, retruqué que lo mejor era suponer que la cosa es técnica aprendida y herencia genética. Pues había que tener en cuenta que no hay acto de magia en este asunto, de ser así bastaba haber nacido con el sello del gen conquistador, para ir a una discoteca y sentarse con un trago e inmediatamente las mujeres comenzarían a caer como moscas a la miel sin mayor trámite y uno lo único que debería hacer es señalar con el dedo a la mujer o mujeres que más nos convenga. No hay tal ¿Además cómo se podría saber cómo sacar provecho de esta predisposición genética de conquistador nato? Recordé haber visto por ahí que un “don Juan” con inclinaciones científicas; se enteró de eso: de una teoría que afirma que los olores naturales que emanan de las axilas vuelven locas a las mujeres (que tienen algo que ver con los perfumes almizcleros) Entonces afirmaba, que sus éxitos con el sexo opuesto se debían a que cuando iba a los saunas solía ponerse un pañuelo debajo de uno de sus sobacos, sudar y luego utilizar el mismo pañuelo en el bolsillo superior de su saco( una vez vestido y en plan de depredador) según sus propias palabras, decía que “las féminas le alababan porque olía a dulce” (?) Esta técnica no la usé porque acabo de acordarme, lo haré más adelante y les relataré los resultados. Volviendo al oloroso hay que dejar claro que esta persona sabía muy bien lo que estaba haciendo. Pienso que al igual que uno nace con diferentes personalidades y con ciertas vocaciones por la matemática, el dibujo, o el asesinato. También existen personalidades masculinas decantadas al rubro de agradar a la mayoría de las mujeres por algún motivo aún inexplicable y que allanan el camino del amor al propio heredero genético. También leí por ahí que una famosa antropóloga decía que las mujeres se enamoran del mismo tipo de hombre (repitiendo el patrón una y otra vez) como por ejemplo clásico: un alcohólico, con diferente pinta, pero dipsómano al fin , calcando la inclinación de la madre y de la abuela. Me pregunto si ¿Casanova puede enamorar a este tipo de mujer siendo totalmente abstemio? Y de ser la respuesta afirmativa, tiraría por los suelos esta teoría antropológica, podrían cambiar de costumbres aceptando otro tipo de hombre, por más que estén programadas genéticamente para ser mujeres de alcohólicos, se podría decir que estos exitosos amantes son como un lenguaje de computación al cuál todos los programas y computadoras aceptan, porque llevan un código especial e imposible de reproducir para el resto de la masculinidad terráquea.

Philippe Junot
Este tipo es fuera de serie, feo como una patada en los huevos, jamás tuvo un trabajo normal (con esto no afirmo que el conquistar una mujer no sea trabajo duro) menos era millonario, cazaba señoras en la Costa Azul francesa donde conoció a la bella Carolina en una discoteca, no se puede negar que este tipo era inteligente, para llamar la atención de la princesita, la insultó, le dijo al despedirse “chau gordita” Estas dos palabras vulgares despertaron el interés por Junot. Es resto es historia. Lo que más me sorprende de este señor, es que hace pocos años me enteré que se comprometió con una condesita francesa millonaria de 18 años. Parece que con la edad, Junot logró perfeccionar sus técnicas al infinito.

Porfirio Rubirosa
Este caso es también sorprendente, Rubirosa era “peor” que Junot, pues era un simple militar de baja graduación, medio ignorante y patán, “cualidades” que no le impidieron convertirse en el extracto del amante latino por antonomasia. Se casó con la hija del dictador Rafael Leónidas Trujillo, luego fue mandado como agregado militar a EEUU dónde verdaderamente hizo de las suyas.
El libro “El último playboy” escrito por Jaime Royo- Villanova dice que este tipo era un buscavidas en las callejuelas de Santo Domingo y París , Porfirio Rubirosa llegó a situarse en lo más alto del “jet set” internacional gracias a sus dotes de seductor. Sabía combinar perfectamente su faceta de pillo, de chico de la calle, con el manejo de los códigos de la alta sociedad. Boxeador, piloto de Formula1, jugador de polo o buscador de tesoros. Se amó a sí mismo por encima de todo” Aunque fue un canalla, siempre trató a las mujeres como si fueran las únicas del mundo. Rubirosa concebía el amor como “una cuestión de instantes” y el sexo, como una competición, en la que su disfrute se basaba en cuánto hiciera gozar a la mujer. Entre sus muchos amoríos se pueden citar a Verónica Lake, Ava Gardner. De las cualidades que más sorprendieron al autor fue “su amor por la vida” (aunque dicen que se suicidó) y su “caballerosidad medieval”
Entonces es una cualidad genética que les hace inmunes a enamorarse, todos sabemos que el amor vuelve imbécil al más pintado, (puedo comparar esta ventaja con la que tiene mi tía pues gracias a sus genes de campeonato nunca tuvo una caríe y jamás sabe lo que es el terrorífico dentista) conjugado con una enorme “inteligencia seductora” que es lo mismo que tener inteligencia matemática, ajedrecística o tal vez musical. Esta mezcla se da muy raras veces y el resultado es un Playboy.
comentarios
  1. Alejandro dice:

    excelente materia Percy

  2. […] Philippe Junot, Porfirio Rubirosa.¿ Se nace o se hace Playboy? ojoconelsordo.wordpress.com/2008/03/18/philippe-junot-por…  por arancio777 hace nada […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s