Mi loca Historia de Amor con Carla Rojas Soria

Publicado: octubre 12, 2007 en ojo con el sordo
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Esta es una historia “Verídica” claro aumentada y corregida por mi
A Carla Rojas la conocí hace 5 años atrás, cuando ella estaba haciendo su tésis en la carrera de marketing, a través de un zopenco ridículo de cabello teñido a rubio que se llamaba Camilo Maldonado, este tío tenía pinta de “pimp” venido a menos, esmirriado y canijo y se hacía decir “productor”. Me impresionó profundamente verla enfundada en un vestido ceñido al cuerpo, sus caderas brutalmente curveadas y hermosas querían escaparse de su falda y meterse por mis pupilas (se abrieron tanto que la luz me hizo lagrimear) Sus piernas torneadas me hicieron olvidar que estaba de veedor en el casting de Camilo. El trato era bastante bizarro, se suponía que este cuate estaba haciendo una (comedia romántica) se iba a llamar “Mi media naranja” una bazofia por supuesto, yo le propuse ayudarle con su búsqueda de talento y luego entrenar a los actores, a cambio el costeaba el casting, puso un aviso enorme en un periódico local que le salió carísimo. Obvio que mi idea era copiar los teléfonos de las actrices para mi propia serie e ipso facto mandarlo por el garete. Alguien que haya hecho casting en Bolivia (y aún peor en Cochabamba) sabe que de 100 personas que se presentan 98 son verdaderos faunos, para no ofender con adjetivos calificativos denigrantes les llamaré simplemente unidades de carbono (sabido es que todos los seres vivos y demás estamos compuestos de carbono) Recuerdo a uno en especial: Era un empleado público jubilado recientemente. Fue honesto conmigo desde el principio, me dijo que su psiquiatra le aconsejó que para superar su depresión post-jubilatoria haga terapia ocupacional, el buen hombre no tuvo mejor idea que descartar las opciones que le dio su terapista (bonzaí, voluntariado social, ebanistería o pintar la casa del vecino) y comprendió que la mejor terapia ocupacional del mundo era ser famoso, besar bellas actrices y volverse la estrella de mi sitcom (creo que con esta actitud esta unidad de carbono ya estaba curado) . La prueba actoral fue la confirmación de cualquier cálculo modesto, un completo desastre. Ante este resultado desalentador actoralmente hablando, le dije que si realmente quería trabajar gratis se dedique a ayudar al carpintero montando la escenografía o se vuelva ayudante del ayudante de gaffer. Su respuesta me conmovió hasta casi las lágrimas, me dijo que no quería hacer ningún trabajo manual si no intelectual. Sin pensarlo dos veces le ofrecí el puesto de director de mi sitcom…. Hasta ahora no sé qué le hizo pensar que estaba bromeando. Murmuró algo y se largó dando un portazo.
Ok todos eran unidades de carbono excepto 2 chicas que tenían experiencia en la televisión local, una de ellas estaba con problemas de bulimia y la que restaba era Carla, así que mi plancito macabro se jodió casi por completo. Excepto que dicha mujer era enormemente sensual.
No sé por qué le di un nombre falso cuando me preguntó como me llamaba, le dije Roberto Dax, por un karateca salido de una historieta argentina que era una especie de Dare Devil ciego pero que miraba todo incluso el futuro.
Como era lo acostumbrado en este proyecto, tuve los recurrentes problemas de presupuesto, así que la llamé después de 1 año; me sorprendió que se acordara de mí casi inmediatamente.
-Roberto. Me dijo emocionada, yo no sabía a qué Roberto se refería (las mentiras tienen poca memoria) Menos mal que algunas veces mi mente trabaja rápido, le contesté que no era mi verdadero nombre sino el artístico, al instante comprendí que jamás había leído la historieta de Dax, arreglado el asunto le propuse que nos viéramos en un café del centro de la ciudad pues quería mostrarle el demo, requiebro al que accedió gustosa. Realmente me gustaba esta mujer, así que estuve en la ducha una hora, me afeité cuidadosamente y recorté después de mucho tiempo los bellos de mi nariz. Señal de algo grave.
Llegué unos minutos tarde lleno de pensamientos distorsionados, estaba tan emocionado que en medio del gentío del café no la vi, así que la llamé a su cel y bueno estaba sentada a pocos pasos esperándome en una mesa con un tipo. Su acompañante era el típico pavo o sea esa especie de hombre que se vuelve “amigo incondicional” especialmente de las mujeres bonitas, prestando servicios de chofer, mensajero, acompañante, guardaespaldas, mozo de cuerda y alcahuete; a cambio de estar cerca de ellas y en una de esas esperar el milagro (que nunca se dá) de pasar de amigo a algo más. Ella no me conocía así que llevó a su pavo por si resultaba un psicópata (no se equivocó como pudo comprobar ella misma más adelante) disimulé un tanto la molestia y oculté el VHS con el demo que le prometí darle pero para que no dudara de mis intenciones le entregué dos guiones .Todo lo que quería era verla a solas (sin pavos de por medio) entonces como sino me importara el asunto hice otra cita con ella para otro día, asegurándome esta vez que no hubiese interferencias….
La volví a ver después de 3 días, esta vez fui a recogerla de la puerta de su Universidad y como había previsto me estaba esperando sola. La llevé a un café bar de la calle España, eran las 19:00 horas, muy inocentemente le di el VHS prometido con el demo del sitcom inside, mi intención era invitarle algunas copas con alcohol, esa sustancia deshinibidora que tan bienvenida es en casos como este, para mi sorpresa me dijo que no bebía porque era mormona… !!!Diablos!!!! ¿Cómo podría llevarme bien con ella si estos desquiciados aborrecen de las bebidas oscuras como la Coca Cola ? Vaya uno a saber por qué.
Pero era obvio que no me iba a dar por vencido, entonces me preparé para un segundo round esta vez tenía mayor información y la iba a utilizar. En cuánto al trabajo me contó que fue ejecutiva de cuentas para un programa de tv y animadora en otro musical. A mi me pareció que no tenía perfil de actriz que mejor podría emplearla en conseguir publicidad, pero ella quería trabajar como actriz y nada de lo que yo quería, entonces me decidí a obedecerle. Pasa que en Bolivia y seguramente en otros países en este tipo de negocio es más importante la ejecutiva de cuentas que la actriz principal, porque la primera consigue dinero en cambio la segunda gasta.
“El camino al infierno está empedrada de buenas intenciones” Entonces lleno de excelentes intenciones me puse atrabajar con Carla, ella nunca había actuado por ello tenía que entrenarla casi a diario, así que me presté el restaurante donde mi amigo Mencho vendía hot-dogs gigantes y animoso comencé a verla casi a diario para poder ensayar los guiones, todo bien hasta que comenzamos a dejar de lado los ensayos y pasábamos más tiempo hablando de nuestras vidas y conociéndonos, fue obvio que llegamos a ese punto de la charla donde me habló de su novio, un imbécil, se llamaba Raúl Rufus Salinas, me dio mucha risa su nombre Rufus y claro se me pasó la alegría cuando lo vi, era un perfecto ballenato, una cría de mamut, por lo menos media 1,90 y seguramente pesaba unos 120 kilos y además el zoquete era masajista, es decir que ejercitaba a diario sus músculos de gorila… Paradójicamente al ropero de 4 cuerpos le gustaba, le encantaban los hot-dogs de mi friend Mencho y a mi me gustaba jugar ajedrez con el susodicho entre cliente y cliente. Casi todas las noches llegaban hasta el local la parejita Carla y el Ballenato, al principio no me importaba pero las cosas entre Carla y yo como era calculable se iban calentando. “El hombre es fuego, la mujer estopa, viene el diablo y sopla”.
Intuí que un enfrentamiento violento con este masajista (tenía en sus ojos el brillo de la ignorancia feliz que muestran los niños de corta edad y los retardados mentales) era cosa de tiempo y que desgraciadamente me iba a someter a las leyes de la Física Universal. Es decir: Una esfera de plomo de 5 kilos absorbe el impacto y la energía de una esfera de acero de 1 kilo y esta bolita prácticamente rebota, situación idéntica me esperaba: Si me estrellaba contra la humanidad del Rufus saldría literalmente volando en sentido inverso. En otras palabras en un combate mano a mano todas las apuestas no estaban a mi favor, incluso yo mismo hubiese apostado doble en contra mía. Pero tampoco sabía en ese momento que la tecnología vendría a salvarme.
Bueno, como se suponía que era la actriz principal y como nunca había actuado anteriormente le di especial atención, especialísima yo diría. Nos veíamos para “ensayar” todas las mañanas a partir de las 10 de la mañana, todo bien hasta que una de esas mañanas se presentó con un buzo muy apretado y con un top alucinante. Ante semejante visión mis manos tomaron vida propia y actuaron a su libre albedrío, me puse detrás de ella y le acaricié su estómago laminado como losa de mármol de una pared del Vaticano y tibio como una incubadora. Ya dije y lo demostré con fotos que Carla poseía o posee la mejor cola de CBBA así que me arrimé a ella fuertemente (Carlita sabe que su colita es hermosa y con cariño la llama “JLO” pronuncien en inglés) y cuando las puertas del paraíso musulmán ( llena de hurís vírgenes; el otro me parece más aburrido que una gotera) parecían abrirse, me tomó de mi muñeca con una fuerza de prensa hidráulica y me la dobló, el dolor me produjo un corrientazo en mi cerebelo, así que no tuve más remedio que realizar una contrallave antes que fracturara mi articulación, menos mal que tengo más maña que ella, terminé doblándole el brazo y su boca se puso al lado de la mía y me espetó
-No me gustas….

Como se relajó después de decirme esas palabras tan terminantes la solté e inteligentemente para disminuir la tensión soltó una risita que me sonó a una cascada de agua y comprobé enseguida que al tenderle una trampa yo mismo fui a caer en la suya. A esto se lo denomina “inteligencia masculina”. Enseguida di por terminado el “ensayo” se marchó como si nada hubiese pasado mientras yo era un mar de hormonas y serotonina zapateando en mi interior, en medio de mi arrebatamiento no me di cuenta que mi muñeca comenzaba a hincharse. Entonces tomé la decisión de volver a intentarlo, a esto también se lo denomina “inteligencia masculina”, pensé erradamente que era más listo que ella.
Volviendo al trabajo, para esa época ya había escrito los 13 guiones así que escogí uno donde su personaje se besa con el mío y como no soy nada profesional me alisté para ensayarlo al día siguiente. Me preparé mentalmente para un posible combate y vendé fuertemente mi mano derecha por si me la doblaba nuevamente. Pero no me esperaba la reacción que tuvo ella y que al final me enamoró o pensé que me enamoró.
Sinceramente no estaba tan ansioso de besarla porque había salido maltrecho de mi anterior acto impensando. Al día siguiente ella estaba puntual en la puerta, ensayamos y leímos los parlamentos una y otra vez hasta que llegó el momento de ensayar el beso, no me acuerdo qué me dijo pero se estrechó contra mi cuerpo y posteriormente la besé y sentí nuevamente la seroto… Pero ante mis ojos comenzó a desarrollarse un fenómeno que sólo lo había visto cuando tenía 12 años y besé a una chica de 13 y que nunca más lo volví o volveré a verlo. Carla se separó dando un paso atrás y comenzó a ponerse roja como un tomate, luego aumentó su pigmentación y pronto parecía la luz de un semáforo en rojo y un segundo más tarde parecía el stop brillante trasero de un auto. (Juro que no estoy inventando) Y cuando parecía que toda la sangre se le subía a la cara como a un piloto aplastado por la gravedad 4-G . Tomó su bolso y desapareció por la puerta, no quise seguirla pues temía que en la calle le dé un ataque con desmayo incluido y obviamente no quería ser responsable de llevarla al hospital y de avisar a sus familiares, así que me quedé quieto esperando a que regresara. No lo hizo, escuché el motor de su auto acelerando.
Llegué a casa y consulté los libros de psiquiatría de mi hermano y comprobé lo que estaba imaginando “es imposible fingir un enrojecimiento de la cara o de cualquier parte del cuerpo” a no ser que uno sea un pulpo o un camaleón. Entonces esta reacción visceral de Carla fue totalmente involuntaria pero con el cambio de colores estaba indicando claramente que a pesar de que yo no le gustaba le producía una muy intensa emoción. Todo muy bien me sentía feliz pues había logrado lo que me propuse pero acto seguido cometí un gravísimo error, fruto de mi total falta de inteligencia, puede ser que con Rufus hayamos compartido, entre otras cosas, ese brillo en los ojos que denota una ignorancia feliz entre los niños de corta edad, los retardados mentales y nosotros dos.
Bueno ya estaba hecho el trabajo que por cierto me costó bastante, Carla no tardó en llamarme y me puso unas condiciones bastante aceptables me dijo que sólo nos besáramos en dos ensayos más a solas, una vez más con los demás actores y otras cuando estemos grabando. Y que por nada del mundo se pondría bonita para cuando ensayáramos, todo excelente, ok. , hermoso, bien, bueno, del carajo, pero la antipatía hacia el Rufus comenzó a acelerarse, su sola existencia me irritaba profundamente, entonces comencé a ponerme celoso. Craso error.
Ni un yatiri (adivino aymara), menos un psiquiatra podría adivinar lo que me pasó por la mente, había leído por la mañana en un periódico local en la sección chismes de Cochabamba que Carla había regresado con Rufus después de una ruptura que nunca me había contado, o sea que el animalote iba de salida y cualquier tipo medianamente juicioso simplemente se hubiese sentado y no hubiera esperado demasiado hasta que el Rufus haga kaput, pero ese tipo no era yo, nuevamente en un ensayo le llamó a Carla por cel su “suegrita” invitándole a cenar con la familia Rufus, fue evidente la mueca de molestia y educadamente le mando al carajo a su “futura suegra” ahí mero me entró esa idea cretina de querer catalizar el final del Ballenato. Entonces urdí un plan tosco, torpe y artero; tenía una excelente amiga lesbiana que con cariño le denominaba Castora. Alguna vez me socorría, cuando salía a algún bar con alguna chica mojigata y abstemia, la llamaba a su móvil y aparecía en escena la Castora , hacía como que si me estuviera viendo de años, se sentaba a la mesa haciendo buenas migas con la chica, luego pedíamos más alcohol y entre los dos hacíamos que la mojigata se relaje y tome como un cosaco. Nuevamente llamé a la Castora para que me ayude en este caso. Mientras tanto comencé a mandarle mensajitos (a su cel) amenazantes a nombre de una mujer celosa por el Rufus y que le conminaba abandonar a dicho animal bajo amenaza de echarle fuel oil y prenderle fuego en plena calle concurrida en el mediodía cochabambino. Por supuesto que esta canallada hizo mella en ella, en la hadoquería Mencho`s tomé su cel mientras ella estaba en el baño y memoricé el fono del Rufus.
Inocentemente le invité a tomar un jugo de tumbo , ella no tomaba bebidas negras, para hablar de temas varios que “necesitaban” ser tratados con urgencia esa noche, la Castora al mismo tiempo llamaba al Rufus para contarle una alcahuetería falsa (no del todo) Le dijo que Carla se estaba citando con su amor en un bar, mientras todo el mundo lo sabía, él como un perfecto imbécil lo ignoraba, tras darle la dirección y la hora colgó, Rufus ni corto ni perezoso picó en anzuelo ( como era de esperarse) .
Aquí hago un brinco hacia delante pues no hay nada digno que contar, como nunca todo el plan salió coordinado y sin una falla. El Rufus fue afuereado por Carla con ignominia, un tiempo después ella dejó de contar las veces que la besaba y se ponía más bonita para los ensayos. Le gustaba los blues como a mi, tenía opiniones políticas parecidas a las mías, era inteligente y hablábamos de todo y cada día la quería un poco más.
La mayor parte del día soy agnóstico por ello no creo en la justicia divina, menos en el karma. Stalin el mayor genocida de la historia murió mientras dormía como un angelito y ni siquiera se resfriaba. Además por mi parte no tenía el menor remordimiento por mi plan idiota, pues según yo solamente había alterado el cronograma de actividades con Carla, la Castora se largó con su novia a EEUU, el CONACINE me había prometido prestarme 100.000 dólares para mi serie, todo estaba “blue” en mi vida, pero de alguna manera había obstaculizado el fluido cósmico.
Un día accidentalmente me auto-lavé el cerebro, todo por culpa de unos anticuchos que estaban rebosantes de vida microbiana, con un poco más de luz hubiese podido ver a las bacterias pululando en el ají de maní que me tragué, más tarde comencé a vomitar y a hervir en fiebre, el hospital está a media cuadra de mi casa, vino un médico practicante y no sé hasta ahora qué me inyectó, la cosa es que estuve viendo telenovelas durante 8 horas en medio de alucinaciones, premoniciones, revelaciones, actores que contaban terribles verdades a sus novias y vómitos. Dos días después fui a casa de Carla llevando un estetoscopio (mi serie se trata de m
édicos y enfermeras) y flores de regalo. Estaba aun mareado por el inyectable, charlando me preguntó mi opinión sobre los mastines napolitanos yo le respondí con toda la verdad acerca de mi plan, del Rufus, de Castora de los mensajes a su celular, etc. Esta vez se puso blanca como una tiza, no me dijo nada, me señaló la puerta con su manito… No había nada que hacer mi cerebro había actuado como una computadora programada por los anticuchos tóxicos, la droga del aprendiz y las telenovelas, solté mi lengua involuntariamente ocasionando otro desastre irreversible.
Por supuesto que me dolió la pérdida de tan “espléndida” mujer, no me atreví a llamarla hasta que la encontré en la calle por coincidencia, la reconocí inmediatamente aunque estaba de espaldas (por razones obvias) , la llamé por su nombre volteó y me miró con un odio profundo, cogió su cel y llamó a la policía. Todo claro; di media vuelta prometiéndome no intentar volver a hablarle ( no por miedo a la policía).
Pasaron los meses, los del CONACINE quebraron, porque los cineastas bolivianos son unos verdaderos genios, hacen películas que nadie ve y por ende no pagaron sus deudas con esta institución del estado, así que mis 100.000 dólares se esfumaron. Pero el odio y rencor de Carla que sentía por mi seguían tatuados en su alma, yo estaba en pleno proceso de olvidar esa “anécdota” de mi vida; hasta que recibí una llamada urgente de mi amigo Mencho (el de los hot-dogs) el mentado Rufus había vuelto a aparecer. Se apersonó hasta la hadoquería hecho un basilisco. Había dejado un mensaje para mi a Mencho a Camba (ayudante de Mencho) y a todos los comensales, el texto era claro y resumido: “Me estaba buscando para matarme”.
La verdad no esperaba esa reacción de la bestia a destiempo, pero estaba claro que Carla había hecho su plan vengativo y desproporcionado donde iba a utilizar a su antojo la corpulencia del Rufus y su imbecilidad, plancito que incluía masacrarme a golpes, incluso ya estaba dentro de la programación que clase de batacazos iba a darme generosamente la bestia. Por un momento pensé que era una baladronada del animal pero pronto comenzó a llamarme insultando y ofreciendo combates singulares “Donde quiera y a la hora que mejor prefiera”. Por supuesto que tales llamadas (que no eran para nada anónimas) comenzaron a inquietarme y a ponerme muy nervioso, luego tomó mayor confianza y me dio un ultimátum: “Tenía 48 horas para salir de Cochabamba (soy paceño) caso contrario iba a ir a mi casa a pulirme” Mi dirección y número de teléfonos se lo dio Carla con mucho optimismo.
No soy idiota la mayor parte del día y sabía muy bien que el animal estaba hablando muy en serio ¿Ir a la policía de mi país a quejarme? (La policía boliviana es de las más corruptas e ineficientes del planeta) Se hubiesen reído. Hice un esfuerzo descomunal y puse a trabajar a mi cerebrito pues si no lo hacía se le iba la vida.
Me sentía como Israel en la Guerra de los 6 Días, tenía un rival muy poderoso pero taimado, como el tuerto Dayan decidí lanzar un ataque preventivo, sorpresivo y fulminante. Entonces pensé que vía judicial podría hacer algo en caso de que las cosas empeoraran, así que cada vez que me llamaba gravaba sus imbecilidades. Un sábado salí a trotar como lo hacía siempre, pero esta vez me encontré con un amigo borrachín en Tiquipaya demorando mi retorno a casa. Al regresar como ya lo contaba, estaba el Rufus con su esbirro esperando en su auto por mí. Señal clara que de un tiempo atrás me estaba vigilando, ya sabía mi rutina y sólo estaba esperando el momento preciso para cazarme. Brinqué la pared de la chichería que colinda con mi casa y mientras me duchaba podía ver a la bestia aburrido de esperarme. El animal este estaba totalmente decidido a incapacitarme o a matarme.
Y yo estaba decidido a dejar de sentirme como una pequeña, frágil e indefensa mujer esperando medrosa a que el patán y criminal de su marido llegue a golpearla a destajo. (A partir de esta experiencia apoyo a los grupos que protestan contra la violencia conyugal) . Entonces pensé en la persona que inventó la pólvora y ayudó democráticamente a igualar las oportunidades de vencer para todos. Tengo un revólver Colt Special Police 38 y otra pistola Colt 45. Calibre suficiente como para parar en seco a la bestia.
Entonces tomé las dos armas y me alisté para un duelo con el animalote. Me fui a las 12 de la noche hasta la Coronilla , un cerro en pleno centro de CBBA hogar de gavillas de adictos a los vapores de pegamento que sobreviven asaltando a los viandantes de las principales calles de la ciudad, sin mucho aspaviento pero tampoco demostrando miedo y con las armas a la vista tomé posesión de un lugar estratégico en el cerro en medio de los sorprendidos cleferos que se mantuvieron inteligentemente lejos de mi. Entonces llamé al bestia citándolo a un combate armado en la Coronilla , le di 30 minutos para que se haga presente de lo contrario yo mismo lo iba a sacar de su casa y balearlo en la calle. Al principio aceptó el desafío, estaba en un lugar excelente pues podía ver con mi larga vistas el movimiento de gran parte de la ciudad y de las avenidas cercanas, en caso de aproximarse el Rufus lo hubiese podido emboscar fácilmente y si se aparecía con refuerzos o con policías pagados podía batirme en retirada prontamente. El animalote cobarde no se hizo jamás presente, pero la furia en mi dio rienda suelta. Si alguien me daba a escoger entre besar los labios dulces de Carla o reventar una botella en la cara de Raúl Rufus Salinas con seguridad escogía la segunda opción.
Nunca había sentido tal furia, era como si una explosión de gasolina quisiera escaparse por todos mis poros, no lo pensé dos veces y me encontré baleando la puerta de la casa del animal. Gasté todo el magazine de la Colt 45 y ya un poco tranquilo me fui a casa, tomé un poderoso calmante y después dormí plácidamente.
Es necesario contar que el animal cobarde, marica y valentón se apareció luego en mi casa con la policía y con una orden del fiscal para que me presentara a declarar ante el juez. Si a lo largo de todo este relato lo llamé imbécil no es por rencor sino porque realmente es imbécil, en la citación había equivocado mis apellidos. Ok lo tuve yendo y viniendo entre abogados y jueces, tenía sus grabaciones además me amenazó públicamente y al final de esta historia me rogó que le diera garantías firmando un papel donde me comprometía a no matarlo, cosa que hice gustoso pues ya estaba realmente cansado, ya me había llegado al huevo ver a este oligofrénico todos los días.
En cuanto a Carla nunca más volví a hablar con ella ni creo que lo haga, si bien yo fui el que ocasionó el problema ella respondió desproporcionadamente a la ofensa utilizó al bestia como un arma mortal con propósitos casi asesinos, pero bueno andando el tiempo puedo decir que sinceramente la perdono; ahora tiene un programa local que comienza a las 6:30 de la mañana, es una verdadera basura, pero Carla pese a todo lo hace bien. Venganza religiosa, ella tiene que tomar Coca Cola delante de las cámaras pero como es mormona solo besa el pico de la botella.
Mi amigo K^ato (viejo en quechua) es fan de CR dice de ella que es muy sexy, la mira todas las madrugadas. Hace un mes estuve invitado a otro programa basura del mismo canal que sale a las 11:00 de la noche, en la espera a que me entrevistaran, el guardia de seguridad confianzudamente me dijo que cree que el mejor derrieré (sic) es el de la Carla y que nunca le vio con hombre alguno y que si me interesaba conocerla podría hacer él algo. Acerca de la falta de hombres (no me consta completamente) en la vida de esta mujer en este tiempo (5 años) Kâto me dijo una vez que cree firmemente que mi comportamiento psicópata la volvió lesbiana….¿Qué sabe este cabrón?
….
TODA ESTA HISTORIA ES COMPLETAMENTE VERÍDICA, INCLUSO TENGO CERTIFICADO DE LA POLICIA BOLIVIANA QUE AVALA LO QUE DIGO, VER DOCUMENTO EN: policia avala mi relato
comentarios
  1. Anonymous dice:

    Excelente historia, me hizo reir aunque pensandolo mejor creo que también tiene algo de trágico para Carla. Esto es lo que yo llamo un lío de faldas.
    Felicitaciones
    Jorge

  2. Anonymous dice:

    No se puede entender como una mente tan lúcida (tomalo como un piropo) solo se viene a fijar en mujeres que solo parecen tener tetas, un buen culo, las visten y maquillan sus enemigos y encima no son capaces ni siquiera de contertarte. En serio que no entiendo el alma humana. SERA QUE LA TIENES BIEN PEQUEÑA?

  3. ojoconelsordo dice:

    Gracias por el “piropo” pero sí,tengo el alma bien pequeña, en terminos realísticos y objetivos tener un alma grande sólo sirve para facilitar que penetren las quintacolumnistas para causar estragos ahí dentro.
    Si te refieres al otro, no tengo l más mínima queja, más bien pese a que soy agnóstico doy gracias a Dios por lo que me dio.

  4. Anonymous dice:

    Ni un estrago querria causar a tu blog. Que me meta en tus asuntos desde tan lejos debe ser una dulce caricia a tu ego. Si la tienes pequeña y no me referia a tu autoestima ni a tu alma, que parecen bien grandes las dos, no te preocupes que todas las mujeres sabemos que lo que no dio la naturaleza lo compensa la imaginacion. Despues de todo y rodeado de tantas bellezas ese problemilla quedara bien desdibujado delante de todos tus amigos tertulianos. Confieso que me lleva a hablar asi la envidia de carecer como mujer de esos atributos.

  5. ojoconelsordo dice:

    Carla no es para nada bruta, que no sepa vestirse y maquillarse no quiere decir nada, es más, es bastante inteligente pues hizo unas movidas que únicamente puede hacer una mujer con cerebro. No será una Einstein pero…. Tiene un hermoso JLO

  6. ojoconelsordo dice:

    Por qué insistes en que la tengo chica, lastimosamente dices que vives lejos, sino podría demostrartelo, aunque si quieres puedo mandarte una foto mía desnudo sacada con película y sin pasar por el photoshop, te pregunto públicamente para que no pienses que soy un enfermito.

  7. Anonymous dice:

    Oye felicidades por el blog y por esta historia. Me cuento entre los admiradores de Carla, y no sabes la envidia que motiva tu relato, ja!
    No tendras mas fotos de ella, ojala las cuelgues.
    Alfredo

  8. Diego Pi y Margall dice:

    Chas gracias

  9. Pablo Alvestegui dice:

    Diego:

    ¡Qué capo! Recién conozco tu blog y me parece excelente. Leí tu historia con esa jovencita que (por suerte) ni conozco ni vi su programa en la tele y me parece entre lo más REAL LIFE de la vida novelesca que nos damos los enamorados en ciertos episodios obsesivos.

    Yo también pasé por una fase así. No con una chica de la tele, pero sí con una de atributos similares (JLO incluido).

    Cómo te comprendo. Qué pena que haya terminado como terminó. Podía haber sido un buen recuerdo sin la ultima parte de “la venganza de carlita” JAJAJA

    Me pregunto si ella habrá leído este post…

    Me estoy suscribiendo a tu feed, si no te molesta. realmente me gustó tu estilo.

    Un abrazo,

    Pablo

  10. […] La policia boliviana certifica que mi relato sobre "mi amor Carla Rojas" es completamente verídico Ya no volví a ver al gorila PELMAZO de Raúl Rufus Salinas. JEJEJEJE. Era tan taimado que en la citación equivocó mi apellido materno, jjijijijij Para leer la historia de Carla Rojas y yo click en: http://ojoconelsordo.wordpress.com/2007/10/12/cahttp://ojoconelsordo.wordpress.com/2007/10/12/mi-loc… […]

  11. pablo F. dice:

    HOla men oye q loka tu historia no, te diria q estas un poko loko, no per0 en cierto sentido te entiendo carlita esta mas q buena y talvez ella no esta conciente de lo q realmente provoca en los hombres y por es0 tomo tu confeción de manera terrible, no me cabe duda alguna q muchos hombres actuarian de la misma forma (No tan maquiavelicamente) salud0s ahhh-… la vi hace unas 2 semanas dios q estaba de buena (Como alguna vez estubiera diferente) creo q se casa solo esper0 q no con el clasico novio idiota farsante y hecho al papi saludos men ……….

  12. anonimo dice:

    saben a carla rojas me la tire en en las lomas de aranjuez en su peta verde en la subida a su casa todos incomodos y apretados pero de lo que mas se preocupaba ella era de que nadie se enterara, despues de un tiempo de salir a escondidas disque porque su madre no la dejaba, me largo porque aparecio alguien con mas plata y mejor auto, su culo era lleno de grasa y si le tapabas la cara todo mejoraba.un saludo para los duenos de estaen web ,la encontre y desde ahora soy tu seguidor, se historias de varias de tus protagonistas te las estare publicando, una maravilla saludos y dale duro .

  13. Maria Fernanda dice:

    AVERGUENZA PODER ENCONTRARME CON ESTA CLASE DE GENTE QUE SIN OFICIO INVENTA CONFLICTOS, DEDIQUENSE A VIVIR SU VIDA Y NO ENSUCIEN LA DE LAS DEMAS. RESPETO ANTE TODO, NO HABLEN SI NO SABEN , USEN ESTA PAGINA COMO PARA LO QUE FUE ABIERTA , PARA CONOCER OBRAS CINEMATOGRAFICAS BOLIVIANAS.

  14. JOE dice:

    Obras cinematográficas elay jajajajajajajajajajaja, está bien que uno de los propósitos sea ése, pero estrictamente el que dices uhmmmm. jajajajajajaja.
    Deberían llamarse Carlas Magnas todas las Carlas que conocemos uy, porque es rara la Carlita que no tenga un “Bota Eses” fenomenal y de campeonato, si son jodidas , pa’ que nos hacemos, y es que ése nombre es el que les transmite tal actitud ” Salud por eso. Saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s